jueves, 20 de noviembre de 2014

Tarta Perla de Mishima y cumpleblogs

Mañana este blog cumple 5 años en antena y hace 10 días Mi Proyecto Cordon Bleu cumplió tres. Por eso lo del cumpleblogs. Y por eso esta tarta, que hice ayer, y que ahora explicaré el nombre y los porqués.

Hace cosa de 15 años leí una colección de cuentos del autor japonés Yukio Mishima. Uno de los cuentos era La perla, sobre unas señoras que se reúnen para tomar un pastel de cumpleaños y una perla que se pierde, y cómo se desarrollan las relaciones entre ellas. Al margen de la historia (totalmente recomendable), yo siempre me imaginé una tarta rosa, con relleno de trufa y perlitas por encima. Hace 15 años yo apenas cocinaba, pero ahora sí, y aquí en París vi las perlas de marras y decidí atreverme.

A pesar de mis dotes reposteras. A pesar de mi horno sandunguero. A pesar de que se me ha roto una varilla de la batidora. La tarta de aspecto es mejorable (sobre todo porque el frío de la nevera se ha comido un poco del rosa, anoche estaba más rozagante), pero de sabor no está nada empalagosa y sí muy buena. Sobre todo donde confluye la frambuesa con la trufa (quien me dijera que eran una combinación deliciosa, nunca se lo terminaré de agradecer).

La masa la adapté de esta receta; la trufa de mi experiencia, preparándola para distintos postes; la parte de la frambuesa, un poco de la mousse de frambuesa del CB, aunque sin la gelatina.

Ingredientes:
    Para cada capa de bizcocho (ya cada uno decide cuántas hace):
  • 1 huevo
  • 75 gr de azúcar
  • 42 gr de mantequilla ablandada
  • una cucharada (de postre) de coñac
  • 67 gramos de harina
  • 42 ml de leche
  • una cucharada de postre de impulsor
  • Para el relleno de trufa:
  • 110 ml de nata de montar muy fría
  • 25 gr de chocolate en polvo (queda bastante fuerte con esta cantidad)
  • azúcar glas (ir probando el grado de dulzor que nos guste)
  • Para la cobertura:
  • 125 gr de frambuesas
  • 220 ml de nata de montar muy fría
  • perlas de repostería

Para hacer la masa de bizcocho, precalentamos el horno (arriba y abajo) a 170ºC y mezclamos con la batidora el huevo con el azúcar.
Agregamos el brandy y la mantequilla y volvemos a batir.
Echamos la leche, la harina y el impulsor y batimos hasta que tenga una textura homogénea.
En un molde engrasado y enharinado echamos la mezcla y la horneamos 25 minutos.
Desmoldamos y dejamos enfriar en la rejilla y repetimos la operación tantas veces como capas queramos.
Ponemos 110 ml de nata y la montamos con las varillas de la batidora con una cucharada de azúcar glas (probando a medio montado por si queremos endulzar más).
Agregamos el cacao y mezclamos con la espátula.
Colocamos la primera capa en la fuente que vayamos a usar y la cubrimos con parte de la crema.
Repetimos la operación hasta que se acabe (la última capa ha de ser de bizcocho).
Trituramos las frambuesas con el robot y repetimos el montado de nata de los 220 ml restantes (probando para ver el punto de dulzor deseado).
Mezcamos esta nata con las frambuesas y mezclamos hasta que el color quede uniforme.
Cubrimos la tarta con esta crema, eliminando el excedete, intentando que quede lo más uniforme posible.
Adornamos con las perlas en la distribución que queramos (yo opté por el minimalismo) y refrigeramos durante al menos 12 horas.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Sopa de camembert

Cuando en agosto nos fuimos a Normandía y Bretaña un fin de semana, me dio pena no poder encontrar un recetario específico de Normandía (dicho esto, el de Bretaña está pendiente de estreno). Pero a finales de septiembre fuimos a Giverny, el pueblo de Monet, y ahí me hice con tres postales con otras tantas recetas. Sin la menor intención de enviarlas, para hacerlas yo. La más llamativa era ésta, la sopa de camembert, que sabía que a mi Barbas le ennantaría. La dosis de queso que recomiendo es, del camembert que venden en porciones, una porción y media si los comensales son muy queseros.

Ingredientes (por persona):
  • 1 porción de camembert
  • 100 gr de patata
  • 100 gr de cebolla
  • un puñado de picatostes
  • 1/2 litro de caldo de calidad
  • mantequilla
En un cazo de fondo grueso pochamos la cebolla en la mantequilla.
Agregamos la patata en los trozos más pequeños posible (para que se haga) y damos unas vueltas.
Echamos el resto de ingredientes y cocemos 15 minutos todo junto, mezclando bien.
Pasado ese tiempo, damos un hervor y servimos.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Ensalada de judías verdes con vinagreta de mostaza y mi AIG

Esta receta es de Gordon Ramsay y la hice porque me habían sobrado judías verdes y no sabía qué hacer con ellas. La receta salió en la revista love cocina de hace un año y pico. Como viene siendo habitual, he cambiado algo: vinagre blanco por tinto y las judías doradas en sartén en vez de hervidas.

Ingredientes (para 2 personas):
  • judías verdes redondas
  • almendras laminadas
  • 75 ml de aceite de oliva
  • una cabeza de ajos
  • una cucharada sopera de vinagre de vino tinto
  • una cucharada de postre de mostaza
  • una cucharada de postre de miel
  • sal y pimienta

Precalentamos el horno a 180ºC.
Envolvemos el ajo en papel de aluminio y la asamos 25 minutos.
Pasado ese tiempo, la trituramos con el aceite, el vinagre, la miel, la mostaza, la sal y la pimienta y lo trituramos todo y reservamos.
En una sartén o un wok ponemos un poco de aceite y doramos las judías despuntadas y partidas por la mitad.
Cuando se hayan dorado, las ponemos en una ensaladera y en la misma sartén doramos las almendras, que ponemos junto a las judías.
Echamos la vinagreta, mezclamos bien y servimos.

En otro orden de cosas, ayer me llegó mi AIG. Este año ha sido Luz Hernando, de Cocinando... un abril encantado. Este año he sido un poco petarda y apenas había hecho carta al AIG, pero qué queréis, confiaba en el buen hacer de mi AIG, sin saberlo ni nada. Y creo que he hecho bien. Bueno, ahí va la lista de regalitos que han caído:

  • Una esterilla de sushi con una cuchara para remover el arroz (con las ganas que tengo que hacer esas entradas de LCB, me viene muy muy bien)
  • dos cervezas "La Cibeles", para demostrar al mundo que no sólo de Mahou vive Madrid
  • unos moldes de madalenas (con el mono de hacer madalenas que tengo, jijiji)
  • un tarro para poder espolvorear el cacao (esto es una adquisición buenísima, qué queréis que os diga; hasta ahora lo tamizaba con el colador)
  • brandada de bacalao (y me ha dicho unos usos que verás)
  • pulpa de pimientos choriceros (y me he acordado de antojo de hacer el estofado de Berasategui, no tengo remedio)
  • tarritos para comer helado (me lo guardo para cuando entre en contacto con mi heladora, jejeje, grandes experimentos requieren grandes presentaciones)
  • una carta donde me explicaba todo esto y alguna cosita más ;)
  • unas servilletas con motivos muy primaveral-veraniego (no en vano lo suyo es el abril encantado)
  • dos libros de cocina muy otoñales (en otoño la caza y las setas se dejan ver). De momento ya he pensado una receta para estrenar el de caza. El de setas requiere una elección con el Barbas, que es muy micófago...
Todo esto me ha deparado el AIG 2014. Yo creo que buen uso le puedo sacar. Doy de nuevo las gracias a Luz, que se lo ha currado mucho y me ha dado en todo el bebes sin lista de la compra ni nada. Chapeau!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...