martes, 30 de septiembre de 2014

Reto ad calendas galas Septiembre 2014: Fiadone (Córcega)

Ya estamos aquí, con el reto galo de septiembre. En fecha, todo adecuado, volvemos a la normalidad, no me salto un mes por falta de posibles, ni otras pifias del pasado.

Aunque una pequeña objeción sí podéis hacerme: el fiadone (que es una tarta de requesón que puede encontrarse en Córcega y en la costa oriental de Italia) se hace en la isla que vio nacer a Napoleón con un requesón local, el broccio, que en París no se encuentra. Quien dice París, dice fuera de Córcega, supongo. Pero me había hecho a la idea y había pensado un plan alternativo: usar ricotta. Pero encontré un requesón provenzal, que es lo más cercano geográficamente a Córcega en territorio francés, y por coherencia usé ése. Pero podéis usar ricotta, quesó mató... el requesón que prefiráis. Aunque usé 100 gr menos (la receta dice medio kilo y el requesón provenzal eran 400 gr), la receta sale buena y consistente.

Ingredientes:
  • 400 gr de requesón (lo óptimo es 1/2 kg, pero con 400 gr también sale)
  • 2 huevos + 2 yemas
  • 120 gr de azúcar
  • una cucharada sopera de ralladura de limón
  • un chorro de aceite de oliva

Precalentamos el horno a 210ºC.
Ponemos el requesón en un bol y lo removemos.
Agregamos las yemas de los huevos, el azúcar y la ralladura de limón y mezclamos bien.
Batimos las claras a punto de nieve firme y las incorporamos con cuidado al bol.
Echamos aceite en un molde y echamos la pasta encima.
Horneamos de 25 a 30 minutos.
Lo sacamos del horno y dejamos enfriar (lo óptimo es desmoldar entonces, pero en mi caso se rozaba la tragedia en este último caso).
Servimos tibio o frío.

Según la receta, se puede añadir una cucharada sopera de licor al gusto antes de agregar las claras a punto de nieve.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Salchichas al vino 3.0

- Susana, ¿las has visto bien? Son albóndigas en una salsa oscura y densa.

- La salsa adecuada para unas salchichas al vino.

- Pero... yo no veo las salchichas. Veo bolas, lo que comúnmente llamamos albóndigas.

- Ya, bueno, la composición de esas albóndigas... son las salchichas.

En este momento, una delira un poco y se imagina música épica para lo que en realidad sólo es un delirio culinario para dar salida a la enésima imprudencia a la hora de comprar comida. Porque yo pensaba hacer unos huevos a la escocesa, pero luego pensé ¿y si no me gustan? Luego tuve que maquinar a ver qué hacía con la carne, y se me ocurrió hacer albóndigas. Lo de aplicar lo de "al vino" ya se me ocurrió porque las recetas que vi de albóndigas de cerdo no me acabaron de gustar.

Decir que están buenas, pero, siendo carne de salchicha, no es lo más hipocalórico del mundo. Y con esa salsa, apetece el pan.

Ingredientes:
  • una bandeja de carne de salchichas
  • 2 huevos
  • pan rallado
  • ajo y perejil
  • harina
  • una cebolla mediana
  • vino tinto
  • un cacito de caldo de carne
  • aceite vegetal

Mezclamos los huevos, la carne de salchichas, el pan rallado, el ajo y el perejil y dejamos macerar un rato.
Formamos las albóndigas, enharinamos y freímos.
En una cazuela (o en la misma sartén con aceite limpio) rehogamos la cebolla hasta que empiece a dorarse.
Agregamos las albóndigas, el cacito de caldo de carne y cubrimos con vino tinto.
Dejamos cocer hasta que la salsa se espese en el punto que nos guste.
Servimos.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Creps de espinacas

Otra receta del curso de italiano. Aunque yo lo he simplificado y aligerado. La receta de crepes es más ligera que la otra que yo uso, y me han salido 6 crepes, pero sólo he usado 4 (las otras dos ya no existen en el momento de redactar esta entrada). Y como aquí no he encontrado queso fontina, he usado otro queso alpino, el reblochon, que en casa adoramos, además del parmesano (uno de mis quesos de planta) y emental para gratinar (y que igual se me estropeaba si no lo aprovechaba, si bien en hilos es como más me gusta para gratinar). Ese día cenamos tardísimo (no pongo la hora por decencia), y aun así, el Barbas pidió repetir.

Esta entrada se la dedico a Jorge, mi otro hermano, que tiene mucho antojo de creps, espero que estas navidades hagamos una noche especial del crep bretón para resarcirnos de antojos y distancia.

Ingredientes (para 4-6 creps):
  • una bolsa de espinacas
  • un diente de ajo
  • parmesano en polvo
  • tres lonchas de reblochon
  • emental en hilos
  • aceite de oliva
  • Para la masa:
  • un huevo
  • 60 gr de harina
  • 125 ml de leche
  • 60 ml de agua
  • sal
  • mantequilla

Precalentamos el horno a 175º (o 180º, que mi horno no conoce esas sutilezas), la parte de arriba y de abajo.
Mezclamos el huevo, la harina, la leche, el agua y la sal con unas varillas.
Aunque en otras ocasiones he reposado la masa, esta vez las he hecho directamente en una sartén de teflón (a falta de crepera).
Calentamos la sartén y echamos un trozo de mantequilla para que se derrita y se esparza por toda la supeficie.
Cubrimos la superficie con la masa mezclada y esperamos a que ses cuaje y se pueda separar del fondo; volteamos con una pala o espumadera y dejamos que se cuaje por el otro lado; si se rompe, se añade un poco de masa en el roto y se espera a que se integre con el resto del crep; la sacamos a un plato mientras hacemos el resto.
Repetimos la operación hasta terminar la masa.
En otra sartén calentamos un poco de aceite, echamos el ajo y, seguidamente, las espinacas, que se reducirán bastante.
Fuera del fuego, agregamos el parmesano en polvo e integramos bien.
Ponemos espinaca en un borde del crep, lo enrollamos y lo colocamos en una fuente que pueda ir al horno.
Repetimos la operación hasta que se terminen las espinacas.
Cortamos tres lonchas de reblochon y las colocamos en el intersticio entre crepes y cubrimos de emental rallado.
Metemos al horno un cuarto de hora.
Pasado ese tiempo, doramos 5 minutos más con el horno a tope para que se dore del todo y servimos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...