miércoles, 23 de julio de 2014

Carpaccio con fresas II

El otro día reservé 10 eurillos de lo que me devolvió hacienda para comprarme un libro de cocina de las estaciones, de la misma colección de cocina de bistrot y de cocina del mundo que tan buenos resultados me están dando. Y me pasó lo típico que me ocurre con los libros nuevos de recetas: no saber por dónde empezar. La otra cosa típica es que no me fijara en una receta de la estación en curso, esto es, verano: en este caso fue una primaveral, relacionada con ésta, que publiqué allá por abril. En aquélla se marinaban las fresas y aquí la carne.

En realidad, el libro dice de marinar todo el solomillo después de sellarlo en la sartén y, tras varias horas de marinado, lonchearlo y disponerlo en el plato. Pero yo compro el carpaccio ya en lonchas, por lo que no ha lugar el sellado. La marinada la dispongo sobre la carne y entonces me dedico a disponer las fresas y el queso.

Por cierto, que me hubiera gustado un queso de cabra con más carácter, éste salió muy tierno. Sin embargo, el contraste con las fresas y la carne estaba rico.

Ingredientes (para 2 personas):
  • dos raciones de carpaccio de ternera
  • ajo en polvo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas soperas de salsa de soja
  • 2 cucharadas soperas de vinagre balsámico
  • hojas de tomillo picadas
  • 250 gr de fresas
  • un rulo de cabra

Disponemos el carpaccio en los platos.
Hacemos la vinagreta con el ajo, el vinagre, el tomillo, la soja y el aceite y emulsionamos bien.
Cubrimos la carne con esta salsa.
Cubrimos el carpaccio con las fresas partidas por la mitad y el queso en taquitos y servimos.

domingo, 20 de julio de 2014

Muslos de pollo a la cerveza

Me encantan los guisos de pollo, yo creo que el pollo en salsita es mi forma favorita de comerlo, dentro de lo versátil que es el bicho. Y sin embargo, lo practico poco para lo mucho que me gusta. Debería prodigarme más...

Este plato lo hice porque me sobró más de media cerveza de unos aros de cebolla (fue publicarlos y que se me antojaran otra vez). Busqué en la app de canal cocina qué hacer con muslos de pollo y cerveza, y me salió una receta de Juan Pozuelo, que he retocado convenientemente según mis gustos (yo no quito la piel al pollo, uso el cuarto trasero entero y doy un hervor a las papas con la salsa). Espero que os guste y hacer guisitos de éstos más a menudo...

Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 cuartos traseros de pollo
  • 2 ajos
  • media lata de cerveza
  • harina
  • azafrán
  • 1 patatas grandecita
  • 1 vaso de caldo
  • aceite
  • sal

Sazonamos el pollo y lo pasamos por harina.
Lo freímos en una cazuela con aceite hasta que se dore.
Mojamos con la cerveza y el caldo de ave, incorporamos el azafrán, hervimos 25 minutos y sazonamos.
Mientras, pelamos las patatas y las cortamos en dados.
Las freímos en una sartén con aceite moderadamente caliente hasta que estén casi doradas.
Agregamos el ajo partido en 4 y freímos 1 minuto.
Pasamos las patatas a la cazuela del pollo con una espumadera y damos un último hervor.
Rectificamos de sal y servimos.

jueves, 17 de julio de 2014

Prizza Margarita

Otra receta del curso aquél de italiano, esta vez cómo hacer una pizza de masa rápida. Es bastante verosímil esta pizza, aunque no tenga ese aroma a levadura tan rico... porque se hace con bicarbonato. Así nos ahorramos una hora de levado, es el equivalente a comprar masas congeladas de pizza, con la ventaja de que nosotros echamos los ingredientes que queremos, siempre será más sano. El nombre de la receta es, obviamente, un juego de palabras entre prisa y pizza.

Esta pizza es el segundo intento. El primero no me salió según las directrices del Cordon Bleu (intenté usar las mismas cantidades, pero como no hay levado, de entrada no basta con la cantidad de masa utilizada, así que la doblé y nos salía la masa por las orejas). Aunque reduje la cantidad de sal, la cucharada que recomienda esta mujer es demasiado, no sé si por el bicarbonato o por qué, que la sal no se distribuye igual, yo recomendaría un pellizco y nada más. En cuanto al tiempo (20 minutos prorrogable a 25 si la masa no suena a hueco al sacarla), y la temperatura sí la hice como las pizzas cordonbleras, aunque la del curso recomienda 200º si la queremos muy esponjosa y 300 si la queremos muy tostada. Eso ya es ir jugando a lo que nos gusta, dentro de las limitaciones del horno de cada cual, que en mi caso son muchas.

Ingredientes (para 2 personas):
  • salsa de tomate
  • un paquete de mozzarella
  • orégano picado
  • Para la masa:
  • 250 g harina
  • 1 cucharadas de postre de bicarbonato o impulsor royal
  • 215 ml de agua tibia
  • un pellizco de sal
  • una cucharada de aceite de oliva

Precalentamos el horno a 220ºC.
En un bol mezclamos los ingredientes secos de la masa, añadimos los húmedos (agua y aceite) y mezclamos con una cuchara (o, si tenemos amasadora, mezclamos todo en la amasadora).
Disponemos la masa extendida en la plancha que vayamos a usar, intentando que quede igual de gruesa por todas partes (si enharinamos el molde o placa, que sea también de forma equilibrada, o nos encontraremos los mazacotes de harina al comer la pizza).
Repartimos el tomate por la masa dejando un centímetro alrededor de la pizza.
Distribuimos la mozzarella.
Espolvoreamos orégano y metemos la fuente en el horno.
Horneamos 20 minutos a 220ºC.
La sacamos y tanteamos el borde con los dedos; si suena hueco, servimos; si todavía se nota blandito, horneamos 5 minutos más a la misma temperatura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...